Debo admitirlo, soy un fanático de Google: uso su buscador sin siquiera pensarlo, mis cuentas de gmail son, desde hace rato, las principales que uso, y me suelen dar espasmos de puro placer geek cuando la gente de la gran G anuncia un nuevo servicio o producto. así que cuando se anunció Chrome y empecé a ver sus características… (bah, no voy a describir, ustedes hagan el esfuerzo de imaginación ).

Pero despues de la partuza con Chrome, me veo caminando a casa para dormir con Firefox/SeaMonkey de nuevo, extrañando sus cositas, que no por conocidas resultan menos atractivas.

Dejenme explicar esta pequeña (y probablemente asquerosa) alegoría en términos más generales:

  1. Chrome es bueno… La primera impresión no podía ser mejor: el explorador arrancaba rapidísimo, el estilo minimalista de la ventana me encantó, parecía que Chrome podía refregarse bien con lo que fuera. Y su uso de memoria hacía que Firefox (por no mencionar a Internet Explorer) pareciera un participante en un concurso de comer tartas… y yo, claro está, estaba encantado.
  2. Podría ser todavía mejor… Entonces me dije: “ya que estas prácticamente hecho para funcionar con los sitios de Google Inc. vichemos YouTube como nucna antes”, “siiii… claro… me dijo Chrome “y… vas a querer eso con fritas?“. Resulta que Chrome es una garra trabajando con plugins, Flash se me trancaba practicamente siempre y con las cosas más pedorras (a veces un banner bastaba…) y hasta adobe reader parecía moverse con muletas. Luego noté que fallaba en algunas cosas básicas como la conexión ftp (no siempre, pero seguido…). En las descargas, si bien es bueno, no me convence eso de tenerlas tan en segundo plano o en una pestaña, siempre me gustó más la tradicional ventanita aparte. Y el no poder cambiar el color de la ventana como que me desilusionó bastante (no me gusta demasiado el estilo blue dabadee propio de Google).
  3. Y esto? Como es usual, al instalar Chrome le di cero bolilla no leí el bendito y larguísimo CLUF, así que no ví la divertidísima cláusula 11:
  4. 11.1 Conservará los derechos de autor y cualquier otro derecho que ya posea del Contenido que envíe, publique o muestre en los Servicios o a través de ellos. Al enviar, publicar o mostrar Contenido, estará concediendo a Google una licencia permanente, internacional, irrevocable, no exclusiva y que no está sujeta a derechos de autor para reproducir, adaptar, modificar, traducir, publicar, representar y mostrar públicamente, así como para distribuir cualquier Contenido que envíe, publique o muestre en los Servicios o a través de ellos. Esta licencia se otorga con el único propósito de permitir a Google publicar, distribuir y promocionar los Servicios y puede revocarse para determinados Servicios, según lo estipulado en las Condiciones adicionales asociadas.

    Peero… ¿y los e-mails? ¿y las entradas que hago en mi blog? (por mencionar un par de cosas) ¿ tooodo eso, que no solo es de mi propiedad intelectual sino que es intimo y personal, pasa a manos de Google Inc. por el mero hecho de escribirlo/crearlo mediante Chrome?!? esto debe ser una especie de broma ¿verdad?… ¿VER-DAD??

    (Nota: al momento de escribirse esto, Google ha modificado el CLUF, diciendo que se debió a un error en la publicación de Chrome, pero solo en la versión en inglés)

Para terminarla, Google Chrome es un concepto sumamente atractivo con ideas muy buenas, pero que necesitan refinación (especialmente el temita este del CLUF), por ahora un servidor se mantiene muy contentito con su Firefox y su SeaMonkey.

Anuncios